Semana

Como cada domingo

Como cada domingo

José Rafael Sosa

Literatura del no sé qué

La escritora de literatura infantil Margarita Luciano fue investida la semana que terminó ayer sábado, como nuevo Premio Nacional de Literatura Infantil Biblioteca Nacional 2022. Nos alegramos quienes conocemos de su obra y la trayectoria de esta mujer.

Pero nada extraordinario pasó.

El país siguió montado en sus afanes. Incluso ante la obra de una mujer que ha proporcionado a nuestra niñez tantas ilusiones y aventuras, tantos valores y lecciones mediante su creación,

El pasado miércoles se dio a conocer el veredicto de los Premios Anuales de Literatura, en acto celebrado en el Ministerio de Cultura, premiando a Rafael García Bidó, por su libro de poesía Cuaderno de todos los días”, el libro de cuentos Un hombre discreto, de Gustavo Olivo Peña, a Edwin Disla  por su novela Lo que comulgaron con el corazón limpio”, a Radhamés Polanco por su obra Mitotes del extraviado, del desasitiado y de la prieta Clara”, a José Alcántara Almánzar por su ensayo “Manuel Rueda, Único”  y a Yuan Fuei Liao por la obra “Cuento con estornudos y arcoíris”, de literatura infantil.

9a2c7e18 1b81 45f8 b753 b60ab180d5fd
Angela Hernández, Pastor de Moya y César Zapata jurados del concurso.

Y además de la difusión discreta de la nota, nada paso.

Algo tenía que pasar.

Alguna fiesta de proemios mayores.

Algunos fuegos artificiales.

Lo que fuera.

Largas entrevistas en programas de alta teleaudiencia. Extensas crónicas en los digitales. Esos premios a la creatividad, al tesón, a la voluntad de ser escritor en un país que dedica el 80 % de los titulares de notas artistas a la basura musical que nos venden como post modernidad, tienen que hacernos pensar, y actuar en consecuencia,

Es mucho y de alta calidad el derroche literario en las obras premiadas.

Algo debió pasar.

Algo debe pasar.

No sé qué.

Lo que fuera.

Estos siete escritores merecen que el país fije su atención y su mirada en lo que representan: la validez del pensamiento creativo.

No sé qué ha pasado.

¿Alguien me dice si soy yo el que llegó tarde al reparto de conciencias?

José Rafael Sosa

José Rafael Sosa